mala, malísima, maléfica

Hola! el otro día me quedé contándoos mi gran transformación en la reina mala de Blancanieves. La noche fue genial, lo pasamos muy bien y el disfraz sorprendentemente llegó a casa entero, con la exceptión de mi gran cetro-manzana que uno de mis amigos decidió morder en un momento de absoluta claridad mental. No quiero ni imaginar cómo se le tuvo que quedar la boca de purpurina!!!

Imagen

 

(Aquí las pruebas del mordiscazo!)

Total que hice lo que se hace siempre en mi casa con todo….bajarlo al trastero. Así que al año siguiente cuando me planteaba de que tocaba ese año, pensé y si reciclo disfraz? Habia sido un exitazo de disfraz y muy comodo y calentito… pero eso de ir dos años igual va contra mi política de originalidad asi que en vez de llevar el mismo simplemente lo reciclé.

Málefica. No es por compararse con la Jolie pero es un disfraz genial

El vestido usé exactamente el mismo que para eso lo tenía, lo único que lo pinté de morado porque es lo más característico de la vestimenta de maléfica. La capa usé la misma. y ahora venía lo gordo.

Como hago yo unos cuernos??voy a buscarlo en google…apfff pocas ideas y muy poco convincentes. Quería hacerlo con tiempo, porque había visto en ebay unos cuernos para el disfraz de malefica muy chulos pero claro prefería ahorrarme el dinero, pero en caso de que mis cuernos fueran una chufa quería tener la opción de que me llegaran con tiempo!

Lo cierto es que había visto en este blog una chica que se había hecho unos muy chulos, pero no me sentí capaz. Os dejo aquí el link:

http://thesparklingwonderland.blogspot.com.es/2012_02_01_archive.html

Mi experiencia haciendo cascos es que es muy dificil que encajen bien y que te pasas toda la noche sujetandote el jodido casco de las narices. Así opte por otra cosa.

Pues nada yo me fui al chino y se me fueron ocurriendo cosas sobre la marcha. compre una diadema, alambre para manualidades, cola blanca pinceles y spray negro mate. Fue una de estas ocaciones que te pones a hacer algo diciendo dios mio a ver como queda…y quedó…pues exactamente como los cuernos de un toro! lo que hice fue sencillo, cogí el alambre y la diadema y “construí” una estructura de alambre para los cuernos, un poco como dios me dio a entender. Cuando ya tenía esto lo recubrí todo con cinta de embalar. ¿Por qué esa? porque es muy ancha y acabas antes y porque era la primera que encontré.

Imagen

Aquí estoy yo haciendo el bobo con mis cuernos de toro. Con suerte de toro. En ese punto cuando se los enseñaba a la gente me ponian carita de bueeeeno…lo has intentado. Así que ni corta ni perezosa tenía que darle forma a eso. Como estaba recubierto con cinta adhesiva al aplastar y dar forma se quedaba. Cuando ya tenia una forma que me gustó, lo cubrí con papel maché, es decir hacemos una mezcla de cola blanca y agua (se supone que a partes iguales pero…da un poco igual, la cuestión es que tenga suficiente cola como para que al secarse se endurezca y quede pegado) y tiras de papel de periodico o papel de cocina. Yo prefiero el de cocina porque me gusta más el acabado pero son manías tontas.

Imagen

Así fue como quedo después de una mano de papel de cocina y aquí abajo lo veis ya pintado

Imagen

Al final, con un eyeliner morado de H&M le añadí unas rayitas como las que lleva ella, aunque no se si se notaban.

Me hice un cetro. Con un tubo de plástico pvc del Leroy Merlin y una bola de plástico de estas que venden en las máquinas de las tiendas de chuches que dentro llevan regalos. No sé explicarme mejor la verdad. Pinté la bola de dorado con un pintauñas y mi intención era ponerle un led de los que vienen dentro de los juguetes de los niños pero al final tuve que pegar la bola y se me olvidó. AHHH!!! se me olvidaba..el cuervo!!!!! la verdad es que no tenia ni idea de donde iba a sacar un cuervo…habia pensado hacerlo pero con qué!tenía que no ser muy pesado pero la idea de que fuera de papel me parecía horrenda porque no iba a durar nada. Gracias a Halloween conseguí uno. Era la decoración de Halloween del bar al que mi novio es habitual (dejemoslo en asiduo) Así que nada les pedí un cuervo, me miraron raro pero amablemente me lo dieron al día siguiente y problema resuelto!

Bueno pues lo más difícil ya estaba hecho. Me faltaban los picos que lleva en el cuello. Compré fieltro negro grueso para que fuera muy rigido y corté 6 triángulos del tamaño que me brotó más o menos pero fijandome que de largo fueran lo suficientemente largos como para que salieran del cuello del vestido. Cosí los triangulos dos a dos, así que me quedaron 3 pares y esos t3 pares los cosí a una cinta uno detras del otro de tal forma que al atarmela al cuello me quedara un par de triangulos a cada lado y otro en la parte de atrás. Y ya. Puestos les di un poco de forma curvando las puntas.

Y solo quedaba el maquillaje. Básicamente lo busqué en YouTube.

Estos dos fueron los tutoriales que más me gustaron. Lo único que cambié es que yo no quería llevar la cara verde, porque maléfica es mas blanquecina y porque no conseguí encontrar maquillaje verde a un precio accseible. Lo que hice fue pintarme la cara de blanco con maquillaje al agua blanco para disfraz que una vez seco no se mueve pero con agua se disuelve. Volví a casa a las muchas horas y aun iba maquillada así aguanta bien. Encima de esta base blanca que me puse con una brocha de polvos y una sombra verde me fui dando el tono verduzco a la piel pero sin paracer verde radiactiva. El resto del maquillaje Sí que lo hice como en los tutoriales.

Así que ya tenemos todo. Me puse uñas postizas rojas y un anillazo negro en el dedo índice y voilà el resultado fue el siguiente:

Imagen

La verdad es que fue muy espectacular. La gente alucinaba y encima el espiritu de Maléfica me poseyó cada vez más durante la noche y fue bastante divertido!

Esta es mi opción de disfraz…el próximo año creo que será Leia aunque quien sabe…igual voy de “zurullito” jajajajaj

Anuncios

Mala, malísima, malvada

Yo hoy vengo aquí a hacer una declaración de intenciones sí señor. Los malos del cuento molan más. Pero es que además, nos fijemos en el cuento que nos fijemos. Bueno, y cuando digo cuento quiero decir película de Disney. Todas absolutamente todas las proncesas Disney son iguales. Da igual que sean rubias, morenas como el carbón, pelirrojas, chinas o indias. Se podrían hasta cambiar de cuento y nadie se daría cuenta. Son buena gente pues sí, pero un poco pánfilas también. Es que ser princesa tiene que ser muy aburrido, siempre buscando la justicia, el bien, blablabla….sin embargo lo originales que son los malos oiga! tienen un atractivo….una maldad…que los hace totalmente interesantes. ¿qué es lo mejor de Hércules?Hades ¿lo mejor de Aladdín? Jaffar aunque en este caso el genio le sigue muy de cerca, solo por el siguiente momento es lo mejor de la peli.

 

¿Y qué me decís de Úrsula, Cruela, la reina malvada y maléfica?son originales, diferentes y encima las pobrecitas están destinadas a fracasar. ¿no os dan pena?¿es que acaso no tenéis corazón?

Bueno y después de tanta tontería, mi verdadera reivindicación. Chicas, mujeres y señoras del mundo, por favor, dejen de disfrazarse de princesa, por favor. ¿puede acaso haber algo más tópico que una chica disfrazada de princesa? Todos los años carnavales tras carnavales grupos de chicas corren a las tiendas para comprarse su vestidito de tul rosa….noooo por dios. También hay que decir que últimamente cada vez se da más la variante putilla, lo que no sé si es una mejora. Disfrácense de malas, tiene un glamour incomparable. Además, y lo digo por experiencia propia, según llevas más horas disfrazada es como que el personaje posee y cada vez que lo vas creyendo más, oohhhhh y te da un subidón que al final de la noche te crees que tienes hasta poderes.

Yo vivo en Pamplona, y nosotros como buenos navarros somos muy nuestros y nos gusta ser distintos. Así que no celebramos carnaval pero nos disfrazamos en nochevieja, fíjese usted. Y teniendo en cuenta que la temperatura suele ser de entre 0 y 3 grados es todo un reto. Bueno pues yo este año fui de Maléfica. Por supuesto me lo apañé yo. Y el año pasado de la Reina malvada de Blancanieves.

564927_4805864671917_1133813312_n

 

Aquí la reina malvada con Leónidas y sus leggings  (leggins?¿?) color carne

Os cuento primero el de la reina mala porque el de Maléfica fue una digievolución de este. Este disfraz, a pesar de lo que pueda parecer es muy muy sencillo. Lo primero el vestido. Es tan fácil como un vestido negro, eso sí super importante el cuello levantado así que yo me fui a una tienda de disfraces directa a mirar disfraces de bruja o de vampiresa. Y este fue el que me compré:Captura

Tengo que decir que con fieltro grueso de color blanco reforcé el cuello porque si no no se sujetaba.La verdad es que me lo cosió mi madre porque yo pretendía pegarlo con mi super pegamento Gutterman para telas! Me costó 15€ el vestido y estaba en casi todas las tiendas de disfraces.

Con esto ya tenemos casi la mitad. Por aquello del frío me hice tambien una capa negra, que básicamente fue comprar tela negra de una largura que me llegara a los pies y ponerle un cordón en uno de los lados para poder atármela. He de decir que la capa fue un acierto porque además de dar calor al atarmela al cuello lo mantenía recto y levantado!

Ahora necesitamos una corona. Yo la hice de cartulina dorada. me medí la cabeza y teniendo esa medida en la mente dibujé la forma de la corona que quería. Ya sabeís dibujamos la forma de a corona abierta y luego la juntaremos. Yo la hice de 3 picos con el pico de en medio mayor que los otros dos. Recortamos, probamos que nos quede bien y que no sea tamaño pitufo y unimos, yo lo hice con grapas.

Hecho esto solo nos faltan los detalles. El primero, una especia de pasamontañas. También podeis optar por pintaros el cuello de negro…pero solo en pensar en desmaquillarme a las 8 de la mañana me daba un tarantantan. Cogí unos leotardos viejos y zas, les di un zajo del tamaño de mi cuello y cabeza. Les hice un agujerito pequeño que será donde meta la cara. Mi consejo es que sea pequeño que siempre lo podéis agrandar, si os pasáis de grande no habrá nada que hacer y como si tiráis ese trozo de media. Yo además de esto me hice un broche. Corté un cartón en forma circular le pegué cartulina dorada y una piedra roja (o granate) que compré en la típica tienda de abalorios. El disfraz ya está. Además me hice un cetro, aunque ella no lo lleva, pero me apetecía llevar una manzana por algún lado así que aprovechando que eran navidades cogí una manzana de los chinos de estas que venden de adrono de árbol y la pegué en un palo de plástico.

A la hora de maquillarme no hice mucho. Lo que sí es que hay que contornear bien la cara marcando bien los pómulos. Con gel liner negro me pinté el pico que lleva ella en la frente. Los labios rojos son imprescindibles y yo además opté por un eyeliner bien marcado, sombras moradas en el párpado y pestañones postizos, cuanto más exagerados mejor! y este fue el resultado:

423693_4805631146079_134785075_n

Aquí con blancanieves, me ha costado mucho encontrar una foto decente y no la típica de fiesta, y no tengo ninguna de cuerpo entero. El próximo día: Maléfica

Mi media langosta

Si has entendido el título de esta entrada, entonces estás en el lugar adecuado. Ya que el tema de la semana ha sido el amor, y sí, hoy YA es el día de la sublimación del amor y la muerte por hiperglucemia, sigamos hablando del tema. Prometo acabar con esto hoy.

Hoy no tengo DIY alguno ni receta para esa-cena-romantica que en todos los medios nos dicen que vamos a tener hoy. Yo, por causa ajena a mí, probablemente cene sola así que cambiaré mi triste ensalada por un kebab, porque yo lo valgo. Así que me he decantado por mi oscura y secreta pasión. Las series. Para terminar la semana moñamente os traigo un ranking de los mejores momentos románticos de series, claro de las series que a mi me gustan y no en función de lo buena que sea la serie sino de su grado de romantiquez. Seguro que me dejo alguno, pero estos son los que me vienen a la mente. Debería ordenarlos según algún tipo de criterio, de más a menos gustor, fecha, impacto en mi vida…peeeero me siento incapaz, así que os voy a decir lo mismo que le repito constantemente a mi hermano Nacho: “abraza el caos, serás más feliz”

Sin más dilación, redoble de tamblores (badabum tchisssss):

1.- Friends. Sí, soy de esa gente. Esa que ha visto tantas veces todos los episodios que compara la vida con Friends. No sé si somos muchos o solo mi novio y yo, aunque a la gente de mi generación eso le pase con los Simpson. Nací vieja creo. Por eso encabeza la lista (oh vaya, ¿esto es un criterio?) para mí, el momento romántico de Friends son, seguido de lejos por la proposición de Monica y Chandler, dos episodios seguidos de la segunda temporada que la mejor forma de definirlos es ‘Awwwwwwwwwww’ Son el del video del baile de graduación y en el que Ross y Rachel ya sabéis… Por fin vemos a Rachel, con ese look noventero y una minifalda muy corta, dándose cuenta de toooodo lo que la quiere Ross. Y otro gran momento, que da nombre a esta entrada, es el de Phoebe y su teoría langostil. Esa frase marcó a una generación. El siguiente episodio nos ofrece el momentazo de la primera cita: Ross, Rachel, el planetario y el zumo de uvas. Además yo soy particularmente fan de ese episodio porque es el primero en el que sale Tom Selleck y nos da ese momento Monica y Richard mirándose fijamente, nunca fue tan sexy ir al oculista. Pero para qué contarlo si lo podéis ver.

2.- Anatomía de Grey: Sí, sí, sí…llevará mil temporadas, será un culebrón con batas de médico pero a mí me gusta. Me alegré de que se fuera la pedorra de la rubia que no hacía más que llorar y hacer magdalenas y soy muy fan de Yang. Y el momentazo de esta serie no tiene dudas: Derek le pide a Meredith que se case con él en el ascensor. En ese cubículo que durante toda la primera temporada sirvió para meter a los dos protas en el mismo espacio muy juntos y solos, que digo yo que no sé en qué hospital los ascensores van tan vacíos, pero bueno. Derek es perfecto y punto. Y todo lo que hace es cute y sexy a la vez.

3.- Gilmore Girls: ahammm me gustan las series moñas, ya lo habéis visto no?Yo esta serie la veía cuando la echaban en la 2. Ahí queda eso. Y me hizo adorar a Lauren Graham, y eso me llevó a ver Parenthood, que es una serie muy bonita de la vida de una familia y de la que es casi imposible encontrar subtítulos para los episodios. Pero me desvío del tema. Todos los que vimos la serie, a pesar de que el padre de Rory era muy guapo y atormentado, sabíamos que lo de Luke y Lorelai era de amor verdad porque si a ella no le impartaba la gorra y las camisas de leñador de él….solo puede ser amor. La escena es un desafine toda en sí, pero que te desafinen una canción tan bonita…

4.- Sexo en Nueva York. Sí, creo que ya he encontrado el criterio, las series moñas primero. Es cierto, hay que ser mujer para poder ver esta serie, pero se da que cumplo esa condición. Además, hay que tener en cuenta que la serie fue transgresora y un verdadero hito en la historia de la tele. Hay muchas escenas en esta serie. Quizá la más mítica es ese final de serie en el que Mr.Big encuentra a Carrie en París y por fin le dice que es la única, que después de que en una misma temporada rompan contigo a través de un post-it y un ruso pedante te pegue pues no está nada mal. Sin embargo a mi la que más me gusta es la boda de Miranda, supongo porque supera el cinismo ácido del personaje:

5.- Fringe. Cambio un poco de tercio aquí. Serie de ciencia ficción que empieza un poco a lo expendiente X y se va transformando en algo muy guay con universos paralelos y seres calvos malvados que observan los acontecimientos importantes de la historia. Serie que por cierto sin el magnífico John Noble no sería ni la mitad de la mitad y que consiguió que dejara de pensar en Joshua Jackson como el gordito de Dawson crece para pasar a ser Peter, el bueno y dulce Peter.

6.- Castle. Serie boba donde las haya, aunque muy entretenida, en la que era muy obvio que los protas se iban a liar. Pero awwwww es tan bonito, ella está desesperada por no resolver el asesinato de su madre, acaba de presentar su dimisión y encima llueve. La meteorología importa. Y él está preocupado por ella y encima su hija se va a la universidad y se siente solo asi que…chan. Momentazo. Encima el discurso de Alexis le da una emotividad al momento…

7.- Juego de tronos: pampam parapampam pararam es decir juego de tronos y en mi cabeza suena la archiconocida musiquilla. No es una serie romántica precisamente. Violenta sí. Sexual sí. Pero romántica…por eso los escasos momentos son más emotivos. Si tuviera que elegir me quedaría con la boda de Robb. Tyrion y Shae, también podrían ser pero…quiero ver como evolucionan sus vidas en esta nueva temporada. La boda de Robb y Talissa, que en los libros ni sale, es la evidencia de que el Robb de la serie es mucho más protagonista que el Robb de los libros porque es un personaje molón. Ah, que escena tan bonica.

8.- The Newsroom: Para poner la guinda final a este ranking (es un ranking de 8 y no de 10…caos amigos) una serie que adoro. The newsroom es una serie ágil y entretenida que trata el tema de los informativos en estados unidos. No tenía más imagen de Jeff Daniels que la de Dos tontos muy tontos y desde luego ha sido un cambio radical. El último episodio de la segunda temporada es tan genial y tan bonito que pensé que la serie se acababa ahí. Merece la pena verlo entero. Merece la pena que veáis la serie entera. Vedla. Eso sí, si decidís verla no veáis el video que va a continuación, a no ser que seáis como yo que os gusten y os motiven los spoilers (mi avidez por los spoilers es preocupante…de hecho no se me ocurre ni con qué compararla) Sin más dilación os dejo con el gran momentazo de esta gran serie:

Bueno, a estas alturas con tanta palabrería, tanto DIY romanticón, tanta serie y tanto momentazo ya os he convecido de que soy un ser dulce, cariñoso y cándido muahahahaHAHAHAHAHAHAHA

 descarga

Amor se escribe sin hache. Parte 2

Sigo aquí con mi temática sanvalentinesca. Porque aún quedan dos días para que vivamos en una nube de algodón, compremos flores y corazones (hasta los del Lidl venden orquídeas por 3€) y seamos los seres más jodidamente adorables del planeta. Dándole vueltas al tema, me vino a la mente el recuerdo de mi madre viendo cine de barrio porque ella, que es muy fan de Paco Martínez Soria (sí, muy duro de admitir) solía ver el dichoso programa cuando el resto de pelúclas no ofrecían mejor alternativa, es decir, casi siempre. Total, que nos acabábamos tragando siempre por estas fechas una película que se llama “El día de los enamorados” de Tony Leblanc y Concha Velasco, aunque por aquella época aún era Conchita. Así, como dato anecdótico, para que veamos que no todo lo han inventado los americanos. De hecho seguro que cuando en Hollywood fueron a hacer la de Historias de San Valentín pensaron en esta, sí, sí.

 Imagen

El cartel de la película para que veáis que no me lo invento!

Bueno, pues como os iba diciendo, hasta aquí había ido todo muy bien el diseño era molón a la par que elegante, ya estaban los vales imprimidos (¿impresos? ¿Imprimidos?)

Así que hasta aquí todo genial, pero cuando ya lo tienes todo hay veces que sientes que, ñii le falta algo. Y te viene a la mente y te dices “ñiiiiiiii le falta algo, le falta algo” así que volví a Google para volver a inspirarme (mi novio me llama Miss IMDB pero sin duda se equivoca Miss Google me va mucho mejor) y rebuscando rebuscando encontré una idea divertida y un pelín guarrindonga. Convertir los vales en tarjetas rasca…es tan sencillo que da risa! Lo único que hay que hacer es preparar una pasta a base de jabon tipo Fairy y pintura acrilica plateada. MEDIDAS: 1 parte de jabón y 2 de pintura. Es un poco aproximado, no estamos haciendo reacciones químicas, es como cuando nos dicen una pizca de sal o eso de harina lo que admita! Mezclamos bien y ya solo queda cubrir la zona que queremos afectar con nuestra pasta que previamente habremos tapado con aeronfix (forro adhesivo) Y chimpún! Ahora solo hay que dejar secar y prou. Es una pena porque no se me ocurrió sacarle fotos.

Una vez secos, con cartulina negra hice un sobre y lo cerré con washi tape. Y poco más quedaba. El paquete ya envuelto quedó así:

Imagen

Está envuelto con papel Craft negro y adornado con rotulador plateado. Esta forma de envolver regalos es sencillisima pero el efecto pizarra queda genial Cuanto mejor se nos dé dibujar mejor saldrá, y si no se nos da, pues todos sabemos escribir ¿verdad?

El regalo le encantó y la verdad es que fue bastante divertido ir rascando vale a vale para ver cómo era cada uno. Acompañado de unas cervezas fue todo un éxito de regalo. Cuidado con lo que ponéis en los vales, yo me temo que lamentaré mucho haberle dejado elegir película cuando esté viendo nosequé película que llevo negando a ver años en VOSE.

Lo que realmente me gusta es que es una idea muy versátil, el mismo concepto realizado por dos personas distintas acabará pareciéndose como un huevo a una castaña o como yo a Rachel Weisz!

Después de todo este rollo macabeo y por contradecirme un poco a mi misma (¡qué sería de la vida sin un poco de bipolaridad señores!)  mandemos un poco a la porra tanto románticismo y tanto amor pues como bien decía Poncela, si amor se escribe sin hache será que no es importante en la vida. Así que que el amor nos valga como excusa para divertirnos (Humor), hacer locuras (Heroísmo) o simplemente para pasar un buen rato y hacer manualidades que no es más que una Habilidad!

Zamb fue a contestar; pero se adelantó Fermín:
–Porque éste -explicó señalándole ha tomado demasiado en serio el amor,
sin fijarse en que “amor” se escribe sin hache.[…]

No hace falta explicarlo. Basta con repasar el diccionario. Busca las cosas
trascendentales, y sólo las hallarás en la H. Los “hijos”, con hache; el “honor”, la
“honra”, con hache; Dios (“Hacedor Supremo”), con hache; “hombre”, con hache;
la materialización de Cristo (la “Hostia”), con hache; la “hidalguía”, con hache; el
“habilitado”, que es el que paga, con hache…

[…]

–Por eso -siguió Fermín- el amor, que no tiene importancia ninguna, se
escribe sin hache. No debe tomarse en serio el amor… ¡”Amor” se escribe sin
hache!… Hay que reírse de las cosas escritas sin hache…

Con este fragmento de esta divertida novela (que por cierto fue reeditada hace no mucho con prólogo de David Trueba) os abandono por el momento recomendándoos que la leáis si aún no lo habéis hecho que yo me voy a vivir el HOY!

Amor se escribe sin hache. Parte 1

Sí, qué original yo, con una entrada sobre San Valentín, en la semana del 14 de febrero. Como si no nos machacaran bastante ya. Pero, y lo que nos gusta…! porque yo sé que es duro de asumir, pero aunque hayamos renegado mil veces, hayamos jurado y perjurado que es una estupidez y que es una fiesta comercial americana, en el fondo a la izquierda en una esquinita pequeña de nuestro ser si nos plantan un regalo en este día nos hace ilusión. Es así de simple.

Imagen(foto friki cortesía de mi hermano)

Total, si ya celebramos Halloween porque aunque no sea una fiesta nuestra cómo mola disfrazarse, si los regalos de navidad nos los trae papá Noel porque parece ser que moverse en trineo es más rápido que el camello y llega antes pues lo de San Valentín era inevitable. Además entre el empacho de películas post-Goya y pre-Oscars (qué daño ha hecho Hollywood en nuestras pequeñas e impresionables mentes), los bombardeos amorosos que vivimos en la tele, internet y demás y que hasta en Sephora te mandan un mensaje diciéndote que te quieren (y que les compres a ellos) pues estamos sedientos de romanticismo.

Así tras este rollo, he aquí mi propuesta: si vamos a tener un detalle con “esa” persona, sí esa, tú sabes cuál es, la que te aguanta el humor de perros por la mañana y con la que te peleas por la verticalidad de la tapa del váter (no Nacho, no me refiero a ti) hazle algo. Aquí tengo que dejar algo claro. Los regalos caseros están muy bien para fechas como estas, en las que si acabamos haciendo un flarlarlar es hasta mono. Es un, ¡ay qué majo, lo ha intentado! nunca hacer esto en regalos de aniversario o cumpleaños o muchos años consecutivos sino quieres que tu otra mitad se coja un cabreo de cuidado. Avisados quedáis.

Pues aquí esta una idea que usé yo esta Navidad para regalarle a mi novio. Es una idea muy fácil y un tanto trillada: vales de amor. Es decir, la típica cosa que regalas cuando no sabes que regalar. Pero es que el secreto de los DIYs es que cualquier cosa bien presentada y de forma bonita gusta. Así que estas navidades cuando decidí que esa iba a ser la solución lo primero que hice fue investigar por el vasto mundo de internet. Google imágenes es nuestro amigo. Nos sirve de inspiración. Lo reconozco, yo siempre me doy una vuelta por Etsy porque la verdad es que hay cosas muy monas.

Imagen

(Así fue como me quedaron a mí los vales)

Después de mi “paseo” inspirador lo siguiente fue diseñar los vales. Cuántos van a ser, cuál va a ser el contenido y el diseño. Vamos dibujando lo que se nos ocurra después de habernos inspirado, con un lápiz y un papel (sí, aún existen) Mi consejo es que a no ser que tengáis una idea muy clara, en estas cosas suele ser cierto eso de que menos es más y el minimalismo es un valor en alza.

Una vez tengamos esto, tenemos dos opciones. Podemos usar el ordenador para materializar nuestros diseños, o sino somos muy diestros con las herramientas informáticas hacerlo a mano, es decir lo mismo que habíamos hecho hasta ahora pero en versión definitiva cuidadosa y con más mimo. Yo opté por hacerlo con el ordenador, me parecía que le resultado final era más pro. Como no controlo herramientas con Indesign, lo hice con powerpoint. La verdad es que este programa nos ofrece muchas más cosas de las que pensamos. Todo se puede hacer con formas superpuestas.

ImagenImagen

Eso sí, yo me bajé alguna tipografía de internet por aquello de salirse de lo prediseñado. La verdad es que para las fuentes siempre me fijo en esta magnífica página http://100.luciasoto.es/ que tiene carteles preciosos y te redirige a las tipografias. Algunas son de pago, pero casi todas son gratuitas. Las imágenes de los vales están directamente bajadas de google imágenes que la verdad fue lo que más tiempo me costó, encontrar imágenes que fueran como yo quisiera, que encajaran con el estilo….

Y ya está¡lo único que quedaba era imprimirlo! Peeero, aun así yo le di una vuelta de tuerca más pero por aquello de que este post no se convierta en una epístola infinita (aunque el tema epistolar suena muy a romanticismo antiguo) os voy a dejar aquí y os sigo contando en la siguiente entrada.

Estad atentos!

El auténtico Flarlarlar

Bueno, pues aquí estamos, primera entrada. Se oye el eco de mis palabras de lo vacío que está esto y empiezo a entender aquello del horror vacui, así que empecemos.

Empiezo por donde se deben comenzar las cosas, por donde empiezan todos los libros y las historias que merece la pena contar, por el principio. Y el principio en este caso es una declaración de intenciones, o básicamente, que narices hago yo aquí.

¿Y qué hago yo aquí?para eso primero tengo que hablar un poco de mí. Soy Ana, encantada de conoceros. Desde pequeña me encanta pintar y las manualidades…así que ahora hago DIYs, amigurumis, y toda manualidad a la que que le vea algo práctico o estético y que caiga en mis manos. Y además tengo la firme creencia de que, hoy en día, casi todo se puede aprender por internet y en el mundo de las manualidades más!Por eso estoy aquí poniendo mi granito a este gran mundo. Solo hay que ponerle ganas, porque todos hemos empezado haciendo flarlarlars… Ah, pero que ¿no sabéis que es un flarlarlar? esa es otra cosa que debeis saber de mí, soy una adicta a las series. Y entre todas Friends es la que más veces he visto:

 

Cuando pensé en hacer este blog, buscando nombres, me vino esta palabra a la cabeza porque una amiga mía siempre la usa cuando no sabe definir algo, porque eso es el autentico flarlarlar. Esa cosa que te sale y tú mismo dices….apffffff. Y me pareció un nombre genial porque el que os diga que nunca le ha salido un flarlarlar, miente. Cual bellaco.

Así que divirtamonos!