A veces la ilusión puede llegar al buzón

Una de esas costumbres maravillosas de navidad es la de las postales navideñas. Costumbre que se convierte casi inevitablemente en abominable y hortera cuando la trasladamos al email.

Me parece maravillosa solo cuando dedicamos un tiempo a elegir esa tarjeta o esa postal que nos parece bonita, para que cuando llegue al buzón de esa otra persona le haga ilusión. Ilusión porque alguien se ha tomado la molestia, ilusión porque se han acordado de ti, ilusión porque es navidad.

Otra opción casi mejor aún es hacer nuestra propia tarjeta, cosa que por un lado le añade valor, porque no es que solo la hayamos comprado es que la hemos hecho!!! aunque por otro lado corremos el riesgo de lo cutre. Ese gran riesgo que tira por la borda todas nuestras intenciones.

Lo bueno de las postales navideñas es que existen mil formas y maneras, con fotos, con dibujos…pero a mí me gustan no muy recargadas. Os dejo aquí unas ideas, tanto para comprar como para inspirarnos si decidimos hacerlas

Imagen1

1 / 2 / 3 / 4 / 5* / 6 / 7 / 8

* El 5 no estaba ya disponible a la venta, pero me ha parecido una idea muy mona y simple para inspiración.

Ahora os voy a enseñar el que he comprado yo estas navidades que me parece tan tan tan precioso! Lo he comprado en Maow Design shop una tienda muy molona que entre muchas cosas venden tarjetas solidarias, eso ya me encanta más. todo el dinero recaudado de las tarjetas va directamente a Cáritas. Además las tarjetas están hechas a mano por artistas españolas, por lo que no es solo que las tarjetas sean preciosas sino que además el donativo va donde realmente se necesita. Se pueden comprar en packs o individualmente. Yo de momento, he comprado esta que como ya he dicho me requeteencanta, pero alguna otra caerá!!

Imagen2

Animaos a mandar postales este año, y si son solidarias mejor aún!!!

Anuncios

A la atención de sus majestades los reyes magos de oriente

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido. He sido un poco buena, un poco mala, un poco feliz, un poco triste y un poco feliz y triste a la vez. He tenido paciencia y también he gritado, he sido cobarde, he estado nerviosa y también he reído, me he ilusionado y he cantado a grito pelado. En definitiva he sido persona. Pero como no sé de que lado está la balanza, si del lado bueno o del malo vengo a hacer un pequeño trato con vosotros.

Esta idea ha venido a mi cabeza después de ver la campaña de navidad de la marca Hofmann en instagram que dice NO a los regalos con C, esto es, camisas, corbatas, calcetines y colonias. Y es que a veces, queridos reyes magos, pecáis de poca originalidad.

Imagen2

Es lógico, tanta gente a la que regalar, tantas modas y moderneces y ustedes ya tienen una edad.  Así mi trato es, señores reyes magos, yo les doy unas cuantas ideas para regalar a chicas como yo, ustedes ya saben como soy porque lo ven todo pero por si acaso son ideas para chicas que les gusten las manualidades, la repostería. A cambio de esto, ustedes inclinan la balanza hacia el lado “este año he sido muy buena” ya que esto es una labor de investigación totalmente desinteresada. ¿Sí?¿Trato hecho? Pues allá vamos

Por cierto señores majestades, no sé si lo saben pero este viernes es eso que llaman black friday, que es una buena tradición exportada de USA en la que hay un montón de rebajas por todos lados, igual quieren aprovechar y no gastar tanto oro de sus cofres.

Imagen21

Lo bueno de hacer regalos a estas personas, queridas majestades, es que hay millones de opciones. MILLONES. Aunque primero hay que saber cuanto de metida en el mundo DIY está la persona en cuestión. No es lo mismo ser principiante que un auténtico experto más que nada por el nivel de pichorradas que tendrá.

Una posible idea es regalar un KIT. Lo bueno de esta opción es que ustedes majestades se complican poco la vida aunque los KITS tienen un proposito concreto así son menos versátiles. Eso sí, obtenemos instrucciones y materiales de golpe para hacer nuestro DIY.

Dónde:

  • La fábrica de texturas: tiene unos kits muy bonitos, la verdad es que todos lo son, pero a mi me gusta especialmente el de encuadernación japonesa
  • I do proyect: gran tienda de materiales para manualidades. (Yo hice su taller de aguja mágica y me regustó) Aunque sus kits son tan concretos que no los veo muy para mí. Sin embargo me parecen geniales para principiantes!
  • Three feelings : su kit de caligrafía o lettering es chachiprecioso, viene con instrucciones y con plumillas. Auuunque es un pelín caro así que otra opción podría ser este set de Vostok junto con alguna libreta o cuadernillo bonito con buen papel.

Si creen sus majestades que un KIT no es el regalo perfecto porque no encaja con la persona o en precio siempre pueden ustedes crear su propio kit o, por llamarlo de otra manera, su propia caja de materiales. Un par de sellos monos (de madera o acrílicos) unas cuantas tintas,o unos tarritos de chalk paint, o unos washi tapes, o alguna troqueladora y para rematar un libro de DIYs y quedarán ustedes genial. A mí esta opción me requetencanta porque nos da millones de opciones!

Qué:

  • Craftmanía, de Chris Bravo. Editorial Calamar. Si es tan genial como su primer libro estará muy bien
  • Duduá. 30 proyectos para la vida moderna. De las geniales duduá. Me encanterrima
  • El tarro libro. Empaquetado creativo. El tarro de ideas Nuuuunca diré lo bastante claro lo imprescindible que me parece empaquetar bien un regalo
  • Delipapel: materiales varios para manualidades varias.
  • Mummycrafts: Otra tienda de las muchas para comprar materiales, igual que en delipapel mucha variedad

Imagen31

Para este tipo de personas, lo mejor sin duda es un costurero mono. Por ejemplo, a mí que soy un caos nunca me viene mal una cajita para hacer los esfuerzos sobrehumanos de tener las cosas ordenadas. Este que encontramos en I do protect es muy mono. Otras cosas con las que a mi se me ponen corazones en los ojos:

  • Aguja mágica de la abuela rusa. Yo tengo una aguja mágica, de una marca barata y es una caca. Así que me enamora la de laura ameba. No vendrían mal unos enhebradores de aguja mágica
  • Unas buenas tijeras, como estas por ejemplo. Son imprescindibles
  • Set de ganchillos, si son de la marca clover mejor. El problema de este regalo es que si le gusta el ganchillo tendrá muchos de esos ganchillos aunque no sean de tan buena marca.
  • Ganchillo con bigunki. Patrones de amigurumi Un libro de amigurumis nunca esta de más para un amante del crochet.
  • Story land cross stich. Libro con ideas modernas para hacer punto de cruz que tiene muy buena pinta!

Igual que antes, podemos hacer nuestro propio kit añadiendole a cualquiera de las cosas anteriores unos pocos hilos o un set de lanas natura de DMC.

Imagen11

Sin duda, nada mejor que un buen libro de recetas:

Otra muy muy muy buena opción es cualquier molde de Nordic Ware. Como son caros (todos, desde los de bundt a los de galletas que son preciosos por cierto) no es algo que uno se compre todos los días y en eso consiste la gracia de un regalo no sus majestades? Con el molde Heritage es imposible equivocarse.

Los Kits panarras del amasadero son buena opción si nos queremos meter en el mundillo.

Como últimos consejos así en general, mis queridos reyes hay cosas que nunca fallan. Un anillo bonito, unos pendientes especiales (Aristocrazy!!!!sin duda) Un set de maquillaje siempre es una buena opción, sephora siempre pone rebajas en navidad y cualquier paleta de sombras de Urban Decay, Too faced, o cualquier set de Benefit con sus bonitos packaging son un triunfo seguro.

Por último, regalar cosas hechas a mano siempre tiene una magia especial aunque si sus majestades no se sienten especialmente manitas en ese momento lo mejor es optar por comprar handmade en tiendas como Etsy o Dawanda donde hay preciosidades, no se la jueguen sus majestades que un regalo cutrillo decepciona.

Espero queridos reyes magos, haberles servido de gran ayuda y ya saben todo desinteresadamente (guiño, guiño)

P.D.: A mis reyes magos particulares espero sepan leer entre lineas.

No había sitio para ellos en la posada

 

Me encanta la navidad. No solo por lo que significa sino porque me parece una época bonita. Aunque solo sea por pasar más tiempo con la familia y porque aunque los regalos navideños sean síntoma de consumismo también lo son de pensar en la otra persona, en sus gustos y dedicarle tiempo a algo que le haga ilusión.

Todo esto a pesar de que en mi casa siempre la hemos celebrado no muy en familia, y con esto me refiero a las típicas cenas de navidad donde se juntan una cantidad inmensa de personas que no se habían visto casi desde la última navidad. Nosotros siempre hemos sido solo los cinco. Cosas del vivir lejos del resto de tu familia. Así que las celebraciones no tienen mucho más de especial que cualquier domingo salvo que mi madre nos hacía vestirnos de punta en blanco (últimamente ha relajado el nivel del protocolo) y que hace más comida de la que somos capaces de gestionar.

Estoy convencida de que todo se debe a mi madre, mi amor por la navidad digo. En mi casa se hacía lo que para mí cuando era pequeña era el belén más grande del mundo. Tenía castillo de Herodes subido en una montaña de cajas de cereales, tenía también su río que algunos años tuvo agua de verdad, río en el que por supuesto estaban las lavanderas y los patos. Todo ellos por supuesto, con musgo que recogíamos cada año con mi padre en el monte. Tenía sus hogueras y sus casas en la lejanía con luz, luz que últimamente ya es de LED. Con sus reyes magos que iban acercándose al portal según nos acercábamos al día de reyes y que a diferencia del resto de figuritas estos eran de plástico porque mi hermano de pequeño tiró al negro por el retrete. Y por supuesto su portal de belén que es absolutamente genial y hecho a mano por mi padre, con los más mínimos detalles.

Evidentemente nos hicimos mayores y el hueco de ese belén tan grande fue siendo ocupado por distintos muebles. Así que hoy en día mis padres siguen poniendo una versión reducida de aquel fantástico belén, aunque ahí siguen los reyes magos y mis sobrinos los van acercando al portal según llega reyes.

Por todo este rollo cuando en uno de mis viajes por internet vi el patrón de estos amigurumis directamente me compré el libro en el que venían. Me pareció precioso. Ya os hablé de este libro con el osito al que le bordé los ojos. Winter amigurumis de amigurumi patterns. Y mereció la pena. Os lo enseño:


 

 

 

Lo único que modifiqué es que les puse cartón en la base para que se quedaran quietos y de pie. Y me inventé un pesebre que esta rellena de papel de plata recubierto de fieltro y pegado encima una decoración que venía con un regalo y que son como pajitas.

Y cuando ya había terminado y estaba muy orgullosa yo de mi trabajo me miró mi madre y me dijo ¿y qué portal les vas a hacer? Lo cierto es que no pretendía hacerle ninguno pero ya que habían quedado tan monos era una pena. Así que como pretendía hacer una casa de pan de jengibre en algún momento de las navidad, lo tuve claro. La diferencia era que los moldes que tengo se me quedaban pequeños así que fue un poco freestyle. Siempre sigo la receta de masa de jengibre de mensaje en una galleta. Sale muy rica. Y A la hora de cortar las galletas me hice unas plantillas de cartón.

Una vez horneado, llegaba el momento delicado de montar la casa. Bueno es bastante menos delicado de lo que parece porque la glasa real es como cemento armado. Lo prometo, cubre agujeros, pega y decora. Además es mucho más sencillo que las galletas decoradas que hay que hacer dos tipos de glasa, rellenar….aquí solo delineamos que es como dibujar con la manga.

Así ha quedado. Es genial, un poco pequeña pero es que tampoco quería hacerlo gigante y me pasé. Lo mejor de todo es que mi cuarto huele a jengibre y canela….mmmmmmm. Lo malo es que da un hambre….!



 

Animaos, no me digáis que no es un planazo para un domingo de lluvia!!